MexConnect
Living  |  See all articles tagged archeological-sites historical-sites maya perspectives or in region Yucatán Peninsula Palenque, Chiapas

La Civilización Maya, Las Ciudades Mayas

Luis Dumois

El esplendor físico de la cultura maya se aprecia sobre todo en la arquitectura y decorado de sus ciudades. Estas ciudades-estado constituían la sede del poder de los reyes-sacerdotes que administraban la obediencia, el tributo y la fuerza de trabajo del pueblo que creía en ellos.

Se han identificado muchas ciudades y centros ceremoniales mayas, algunos de los cuales aparecen en nuestro mapa del país maya, que cubre desde los actuales estados de Campeche y Yucatán, en México, hasta lo que hoy es Honduras.

No todas las ciudades se desarrollaron al mismo tiempo. En los inicios de la cultura maya, las tierras altas edificaron las primeras construcciones. En el apogeo de la Época Clásica, entre los años 250 y 900 de nuestra era, las tierras bajas vieron florecer grandes ciudades, como Tikal, localizada en el corazón del Petén guatemalteco. Después de esto, el impulso creador se movió a las planicies y mesetas del sur de la península de Yucatán, en donde las ciudades Puuc tuvieron su momento de gloria.

Cada ciudad maya mantiene un estilo propio, aunque diferentes regiones y épocas presentan similitudes que se extienden a los centros ceremoniales dentro de ellas. Cuando visitamos las ruinas que aparecen de pronto entre la selva, no podemos menos que admirar las obras de ingeniería que garantizaban el abasto de agua y alimentos a los habitantes; los finos decorados de estuco; las estelas de piedra, mudos testigos del sistema calendárico más avanzado del mundo de entonces; la amplia red de carreteras que cruzaba todo el territorio, y que unía a las ciudades en el comercio y el intercambio.

Los nombres de las viejas ciudades fueron olvidados. Los que usamos hoy fueron inventados por exploradores y misioneros, viajeros y arqueólogos. Uno de los pocos nombres prehispánicos que ha llegado hasta nosotros es el de la ciudad de los brujos del agua, Chichén Itzá.

La Gan Plaza

TIKAL


La Gran Plaza

La gran explanada ceremonial de Tikal contiene tres grandes plataformas, sobre las que están construidos los edificios piramidales tan comunes en las antiguas ciudades mayas. Por el norte de la gran plaza, una de estas plataformas delimita el área. Diez basamentos piramidales están construidos sobre ella, distribuidos en forma simétrica al oriente y al poniente de su eje central. Hacia el centro de la plaza, y también hacia el sur, otras enormes plataformas cumplen la misma función, para dar al conjunto una majestuosidad única. Los edificios, a la distancia, parecen salir de entre el mar verde de la selva tropical.

Los edificios mas altos en la Am?rica pre-colombina

Altos edificios

Los templos que emergen airosos de la selva, de paredes casi verticales, tienen la base moldeada y las esquinas compuestas, para acentuar aún más la impresión de altura. Sobre los muros posteriores se aprecian las típicas cresterías de Tikal. Las escaleras suben por el frente y no tienen ningún punto de apoyo en los costados, lo cual imprime una sensación de mayor verticalidad todavía al cuerpo del edificio.

Crestones

Muchos de los palacios contienen una o dos hileras de habitaciones, en un solo piso, pero en Tikal también son comunes los edificios de dos, tres y hasta cinco pisos. El énfasis puesto en la altura y la verticalidad le da un toque imponente a la ciudad. Tal parece que los constructores querían acercarse al cielo y a sus dioses de esta manera, y al hacerlo, levantaron los edificios más altos de la América antigua. Uno de los templos de Tikal llega a los 70 metros de altura.

 

Tikal es una ciudad de muchas estelas. Hasta hoy se han encontrado más de 80, una cuarta parte de ellas labradas con bajo relieves que representan personajes, figuras, glifos y fechas de la "cuenta larga". Es posible que las estelas lisas que se encuentran en la ciudad hayan estado pintadas. El tiempo implacable ha borrado los mensajes conmemorativos que pudieran haber estado escritos sobre ellas.

 

Palenque se encuentra situada en el norte de la sierra de Chiapas, sobre una meseta que se extiende sobre la llanura. Con excepción de Comalcalco, es la más occidental de las ciudades mayas. Los primeros vestigios de Palenque remontan su fundación al siglo IV d.C., aunque alcanzó su apogeo entre los siglos VII y VIII, en plena Época Clásica.

Los techos de los edificios de Palenque siguen el contorno de la bóveda falsa, o bóveda maya, por lo que su silueta recuerda al de las chozas de paja que todavía hoy en día albergan a muchas familias mayas. Son comunes las cresterías como adorno de edificios, y sobre todo, las finísimas decoraciones de estuco, muy características de esta ciudad.

La torre del Palacio - Palenque

El Palacio

Está construido sobre una gigantesca plataforma en forma de trapecio, de 100 por 75 metros, y una altura que varía para compensar las irregularidades del terreno. Se han encontrado en este edificio baños de vapor y cañerías de agua, por lo que se piensa que fungió en su tiempo como vivienda.

La torre del Palacio, que pudo haber servido de obervatorio o atalaya, le proporciona un perfil muy característico a Palenque, aunque se piensa que tal vez la forma original no corresponde a la que presenta hoy después de su reconstrucción.

La decoración en relieve, moldeada en estuco, alcanzó una alto grado de perfección en Palenque. El estuco era una fina pasta de cal con poca arena que se aplicaba sobre un soporte de piedra adosado al muro, los techos o las cresterías. En muchos casos, los muros interiores se cubrían de una capa de estuco que luego era pintada.

Uno de los ejemplos más espectaculares de la escultura en estuco de Palenque lo constituye la representación del dios de la muerte, de un realismo y dramatismo admirables. Otra muestra de esta decoración se encuentra en una de las habitaciones del Palacio, en donde aparece el rostro de un sacerdote estrábico modelado con todo detalle.

Numerales y glifos

Dentro del mismo palacio se puede apreciar una serie de escalones adornados con glifos y numerales mayas. El tamaño y la perfección en la ejecución de estas figuras destacan de entre el resto de las maravillas que encierra este soberbio edificio.

 

La construcción en Uxmal comenzó en el siglo VI de nuestro tiempo, pero el esfuerzo continuó por más de 600 años. Es la ciudad más importante de estilo Puuc, llamado así por las muy modestas elevaciones que los yucatecos llaman la "sierra" Puuc.

La parte inferior de los edificios de Uxmal es lisa, y la superior, muy decorada con elaborados mosaicos de piedra caliza y mascarones que representan a Chac, el narigudo dios de la lluvia. Las construcciones en Uxmal son de grandes proporciones, pero no muy altas, lo que hace un sobrio y elegante conjunto, de colores suaves que se confunden con el entorno.

Construida sobre un gran basamento de forma casi elíptica, con un talud muy inclinado. Las escaleras, protegidas por hileras de mascarones, llevan hacia la parte superior del templo, de decoración muy sobria.

Bellísimo conjunto formado por cuatro largos palacios agrupados en torno a un patio de unos 80 metros de largo por 70 de ancho. Para entrar a él se pasa bajo un arco maya situado a la mitad del lado sur del conjunto. El palacio que cierra el lado sur está elevado sobre una terraza de 6 metros de altura, a la cual se llega por una amplia escalinata.

Las fachadas de los edificios que delimitan el cuadrángulo se encuentran decoradas con elaboradas representaciones de chozas mayas, rectángulos y mascarones de Chac, y llevan superpuestos otros adornos como grecas, celosías, pequeñas columnas, figuras humanas, pájaros y monos.

Está construido sobre una plataforma escalonada, dividida en tres secciones. Los muros están coronados por una cornisa en forma de nudo, con una serpiente que enseña sus cabezas en cada una de las esquinas. Sobre ella presiden cinco mascarones de Chac, sobrepuestos en los ángulos de cada sección.

La decoración incluye representaciones de caracoles marinos, grecas, mascarones, serpientes de dos cabezas y penachos de plumas labrados en la piedra caliza.

A un extremo de la terraza del Palacio del Gobernador está la Casa de las Tortugas, de planta regular, con una fachada sencilla, un friso de columnas pequeñas limitado por adornos en forma de ataduras, y una serie de tortugas de piedra empotradas de techo a techo en la parte superior.

Dentro de la zona Puuc, Kabah es una de las ciudades mayas de más fácil acceso hoy en día, ya que está localizada sobre el borde de la llamada Carretera de las Pirámides que va de Campeche a Mérida. Está unida a Uxmal, capital de la que dependía políticamente, por 18 kilómetros de "sacbé", o camino blanco maya. Llegó a su apogeo entre los años 800 y 900 d.C., aunque su historia es mucho más amplia que este breve periodo.

Bóveda maya

Los mayas inventaron su propia bóveda de piedras saledizas, llamada también bóveda maya, o bóveda falsa. En Kabah se pueden apreciar hoy en día muchos detalles constructivos en donde vemos cómo los antiguos ingenieros resolvieron el problema del sostén de techos, puertas y ventanas en sus edificios.

Chac, el dios de la lluvia, del clima y de la gran nariz, aparece en Kabah como principal motivo decorativo. Tenemos que recordar la gran importancia que tenían para los mayas el clima, las estaciones y la lluvia. El cultivo del maíz, al cual consideraban como un dios, es lo que los distinguía de los pueblos nómadas, cazadores y recolectores, que no tenían un modo de vida sedentario. Chac era una deidad (y sigue siendo) muy importante para los mayas por este motivo. Junto con Chac, los arquitectos de Kabah usaron grecas, columnitas y capiteles falsos para adornar los muros de la ciudad.


Edificio con columnas mayas - Kabah Detalle de Edificio de los Mascarones de Chac - Kabah

SAYIL y LABNÁ

 

Cerca de Kabah, Sayil y Labná completan, junto con Uxmal, el cuadro de lo que es la arquitectura maya conocida como estilo Puuc. Esta zona se desarrolló a principios del siglo VIII de nuestra era, cuando ya las ciudades de las tierras bajas estaban en plena decadencia o habían sido abandonadas.

En medio de la densa selva tropical guatemalteca, en el departamento de El Petén, floreció Sayil, la más grande de todas las ciudades mayas de la antigüedad. Su desarrollo constructivo abarca más de 1,200 años, desde el siglo III antes de Cristo, hasta el siglo IX de nuestros días. En su arquitectura son característicos los altos templos y palacios, a veces de varios pisos, coronados por cresterías adornadas, así como los dinteles finamente labrados.

El pequeño centro de Sayil tiene como atracción principal un par de edificios adornados al estilo Puuc. El Mirador, así llamado por las ventanas aparentes que presenta en su parte superior, pudiera haber cumplido con funciones de observatorio astronómico. Con instrumentos rudimentarios, los antiguos mayas lograron realizar extraordinarias mediciones, mismas que condujeron al desarrollo del calendario maya, el más preciso de la antigüedad.

Lo que da justa fama a Labná es su gran arco maya, que une dos cuadrángulos, y que es lo primero que el afortunado visitante ve cuando llega a la ciudad.

Al fondo de la explanada ceremonial, el Edificio de las Columnas tiene todavía, a través de la techumbre, acceso al chultún, o depósito subterráneo, que proveía de agua a la ciudad. Las familias mayas que habitan hoy la zona suben a la parte superior del edificio para extraer el precioso líquido que usan para su consumo, baño diario incluido.

 

Tulum, que quiere decir muralla en lengua maya, es el nombre moderno de la ciudad de Zamá, que significa Salida del Sol. Está construida sobre un acantilado que cae hacia el mar, cerca de Chetumal, en lo que hoy es el estado de Quintana Roo, en el sureste mexicano. Por los demás lados, la ciudad está protegida por un ancho muro de seis metros de alto, del cual le viene su nombre.

Tulum alcanzó su mayor esplendor en el año 1,200 d.C. y seguía floreciente a la llegada de los españoles, quienes se admiraron al conocerla. Debe haber sido punto importante en el sistema de puertos y abrigos que tenían los mayas para su navegación comercial. Estos refugios marítimos, señalados con faros, constituían, junto con los sacbés o caminos blancos, el corazón de las rutas de comunicación que mantenían los mayas en toda la península de Yucatán.

En el interior de las murallas se encuentran los templos y habitaciones señoriales, entre los que destacan El Castillo, La Atalaya, el Templo de los Frescos, y el Templo del Dios Descendente.

Un templo con vista al mar - Tulum Templo del dios Descendente - Tulum

Las Fotos


Tikal y Tulum #61 - Tikal y Tulum
Palenque #62 - Palenque
Uxmal y Kabah #63 - Uxmal y Kabah
Sayil y Labn? #64 - Sayil y Labná

Published or Updated on: January 1, 1999 by Luis Dumois © 1999
Contact Luis Dumois
All Tags